Datos personales

Mi foto

Kela , raquela, raquel, reichel...Llamadme como más os plazca......menos Raquelilla......Porque "Raquelilla" solo había una, una vecina y amiga que murió cuando teniamos 15 años, en un fatal atropello.
Amiga de mis amigos,leal,y locuela........No he sido y creo que no seré madre nunca, pero a pesar de eso he sentido en mi imaginación sentimientos y alegría de serlo...
He creado  este blog  para compartir con vosotros las dos cosas que más me  gusta  hacer: pintar y escribir..
 
Espero poder  compartirlo por mucho tiempo...
 
 

domingo, 27 de enero de 2013

MALETA DE VIAJE


MALETA DE VIAJE




La música retumbaba en mis oídos, a pesar de que había pasado ya una hora, no dejaba de tararear la última canción de aquel concierto. Magnífico espectáculo si, nunca lo habría pensado. Mikel andaba junto a mi, caminábamos hacia el coche en la noche, volvíamos a nuestra querida Pamplona. Había sido un fin de semana magnífico.

A pesar de que yo llevaba tres años con el carné de conducir en mi poder, prefería que condujera él, me daba seguridad, todo en él me hacía sentir así. Rapidez y sencillez, esa era su manera de viajar por la carretera, pese al mal tiempo que nos encontramos al salir de Francia, decidimos emprender nuestra vuelta. Íbamos felices, charlando de nuestras cosas, comentando nuestros planes futuros. Pero la velocidad que llevábamos le hizo perder el control. Aquellos planes se truncaron en un segundo.

Su silueta en el asfalto, mi sangre derramada en el asiento y esa impotencia de no saber lo que había sucedido hizo que de mi saliera un grito estremecedor, grito que apagó aquella canción que hacía minutos tarareara junto a él.

Un sueño profundo y cálido , paralizado e interminable a la vez embargó a Mikel durante tres largos años, años en los que yo me recuperé de mis dolencias, me sumí con él en un silencio profundo, estado solitario pero compartido, cariñoso y leal.

El pitido del respirador cada vez que le insuflaba oxígeno a sus deteriorados pulmones me ponía histérica. Habían sido demasiadas horas, demasiados días escuchando el mismo ruidito. Escala de Glasgow cuatro, no variaba desde hacía meses y yo perdía la esperanza. Vive tu vida me aconsejaban, vuelve a ser feliz, no le olvides nunca, pero mantente al margen. ¿ Al margen?, como podría mantenerme a su margen, ¿ a qué margen? Al margen que hay entre  este lado y el suyo, al margen de no saber si me oye, si me siente, si percibe que estoy aquí. No ,no podía mantenerme al margen, ni mucho menos, no lo haría.

Era joven, fuerte y tenaz, saldríamos de esto juntos, ganaría a ese lado oscuro y volvería a la vida.

Ver como su madre se derrumbaba, perdía la esperanza de volver a oírle hablar y lo daba por perdido, no pudo conmigo.

Día tras día caminaba hacía el hospital, me maquillaba, me perfumaba como si fuera el día en el que Mikel abriría los ojos. Me vería, me reconocería, y todo empezaría de nuevo. Pero no, nunca llegaba aquel momento. Los partes médicos comenzaban a ser repetitivos, constantes vitales estables si, pero estado emocional y cerebral nulo. No, no podía ser así, yo estaba segura de que me sentía, de que su cerebro despertaría de nuevo. No podía ser de otra manera. Pero la realidad era otra. Realidad que mis ojos no asumían. Mikel quedó en ese  estado  tras el accidente y era muy raro que mejorara, prácticamente no daban nada por él.

El chocolate se derramó por mi falda, el rosáceo se tornó a un tono marrón y me abrasé la pierna. No lograba quitarme a Mikel de la cabeza, por mucho que intentara seguir con mi vida, mis estudios, mi nuevo trabajo, su rostro se afincaba en mi mente fuertemente. Ya no le recordaba como era antes, solo tenía su imagen postrado en la camilla del hospital. Mis recuerdos del antes se iban esfumando poco a poco y eso es lo que me entristecía, y demasiado. Me sumí en una depresión, cual sueño suyo . Comencé mis visitas a un psicólogo y los medicamentos se apoderaron otra vez de mi ser. Vuelta a lo mismo, o a algo parecido. Pastillas de colores, pesadillas entrelazadas. No tenia dolor físico como tres años atrás, esto era un dolor peor, un dolor interno, molesto e insistente. Cuando el alma se entristece, cuando faltan ganas para todo,  miras alrededor y piensas que las cosas podían haber sido de otra manera, cuando pierdes la esperanza en todo, es entonces cuando estás perdida.

Mientras duermo ya no sueño. Si río me siento culpable por hacerlo. Mikel vive, si, respira y su corazón late, su sangre recorre sus mudas venas y sus funciones metabólicas funcionan. ¿Y qué? ¿De que sirve eso ahora? .

Recostada en mi cama, cierro los ojos y deseo morir.

Me veo ahí acostada, le veo a él a kilómetros de distancia . Así estamos los dos, olvidados en la distancia.

Puede que en esa distancia, en ese viaje que has emprendido sin mi, haya un punto en el camino , un sitio, un lugar donde podamos encontrarnos de nuevo. Por eso hago esto, quiero soñar contigo, dormir para vivir a tu lado. Si ha de ser así, así será.

El frasco de medicamentos rodó por el suelo, mi lengua comenzó a endurecerse, y una húmeda sensación invadió mi cuello. Sabía lo que podía pasarme, pero confié en la suerte.


Estoy soñando, mi cuerpo descansa y por fin siento que voy a reencontrarme con Mikel. El viaje será duro pero le encontraré, allí al final, donde lo real y lo ficticio se unen. En mi cabeza suena nuestra canción. La tarareo fuertemente y de pronto oigo su voz, si es él, Mikel está cantando esa canción. Está aquí a mi lado, el sueño acaba de comenzar. Comenzamos un nuevo viaje, esta vez todo saldrá bien. Llegaremos al final juntos.





Kela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario